El Club de las Intensas

las madres en el recreo La Mafia del Recreo. The Playground Mafia by Sarah Tucker.

No sé muy bien que tipo de madre soy, y a menudo me hago ésta pregunta, sobretodo desde que Emmanuele empezó el colegio en septiembre y tengo la oportunidad de convivir con otras madres a diario, que encima son de todas partes del mundo, y así con sus diferentes lenguas, culturas y rarezas no me deja de sorprender lo distinta que soy a casi todas ellas.

Hay tantos tipos de madres como de flores diría yo, las hay responsables, alocadas, tiernas, estrictas, relajadas… ninguna es mejor ni peor que la otra, simplemente diferentes y cada una es madre a su manera.

Lo hacen lo mejor que pueden o lo mejor que saben, porque como bien sabréis esto de la maternidad no se aprende leyendo libros ni asistiendo a cursos, esto se aprende con la práctica, el día a día, con los errores y con mucho amor y paciencia.

¿Qué podía saber yo de maternidad hace cinco años si lo único que me interesaba era yo misma y luego yo misma otra vez?

Y como la maternidad llegó a mi vida sin avisar, ni tiempo tuve para prepararme un papel, o pensar que tipo de madre quería ser, simplemente improvisé, y bueno he de confesar que soy muy buena improvisando, así que pensé que en este tema también iba a funcionar, pero no siempre ha sido así.

A menudo leo sobre madres que utilizan este u el otro tipo de crianza porque creen que es lo que mejor les va a ellas y a sus hijos, y yo después de cinco años y dos niños todavía no sé ni siquiera que sigo, yo voy a mi aire, a lo que surja, a lo que nos venga mejor en cada momento y sobretodo a lo que nos haga felices a todos como equipo.

Así que aquí me veo, joven e inexperta aún, tratando de encontrar lo que mejor me pueda definir como madre y sin éxito alguno.

Al menos creo que lo estoy haciendo bien, o eso dicen las entendidas en este tema, lo que me deja un poco más tranquila, sobretodo por mis hijos, pues no pasa un día en que piense: ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Los estaré volviendo locos?, espero que entiendan cuando sean adultos que yo lo hice lo mejor que supe en el contexto en que me tocó criarlos y que cualquier error que haya cometido o cometa no será intencionado, sino fruto de mi inexperiencia.

Hoy me ha dado por escribir esto porque he pasado más tiempo del habitual a la salida del colegio con otras madres, normalmente voy tan acelerada que no me paro a conversar, doy los buenos días por educación y vuelvo a casa para seguir con mis cosas, o corro hacia el trabajo.

Pero hoy me ha picado la curiosidad y he querido observar a otras madres con sus hijos, qué les decían para despedirse en la puerta, qué hablaban con otras madres de camino a casa o al trabajo, y es por eso que ahora estoy reflexionando sobre el tipo de madre que soy.

Veréis, yo no sé en España o en otras partes del mundo, pero aquí el tema de las mamas en el colegio es muy pero que muy serio, estas mujeres están comprometidas al máximo con la causa.

Se pelean por ser las coordinadoras de ese año, por quién manda los emails, por quién recoge más donaciones para las mejoras del colegio, por quién es la más entregada vamos. En septiembre cuando empecé a conocerlas, no se me pasó por la cabeza hasta que punto iba a influenciar en mi vida el ambiente escolar de mi hijo.

Es todo tan intenso, tan planificado, tan sobre actuado, no sé como si tuviesen una competencia por quién es la madre MÁS en todo, ya tienen sus propios grupos y pandillas para ir a tomar café, hacer reuniones después del colegio con sus hijos en las casas, y así poder mostrar que bien lo tienen todo controlado y limpio, para las cenas de Navidad, para los cumpleaños…

Y yo que soy una pasota natural y voy a la mía, ¿Dónde encajo en todo esto?.

Es verdad que me suelen invitar siempre todas, porque soy la administradora del grupo de whassap (en que momento se me ocurrió a mí ofrecerme para crearlo!), y esto me ha brindado la oportunidad de entablar una conversación con casi todas las madres y llevarme cordialmente con ellas, bueno con casi todas, porque algunas ya lideran mi lista negra de personas por pesadas y otorgarse ellas mismas la medalla a la MEJOR MADRE,  o por criticar a otras madres por pequeñeces(si lo hacen con otras, seguro lo hacen conmigo), o por dedicar demasiado tiempo a remarcar lo listos, guapos e ingeniosos que son sus hijos delante de madres con niños de la misma edad, etcétera.

Yo soy una madre trabajadora, la cocina se me da fatal y la limpieza es mi última prioridad, antes prefiero jugar y hacer actividades con mis hijos, me preocupa mucho el tema escolar de mi hijo, el currículum, que se lo pase bien, la comida del comedor, que tenga todo su material en orden, pero hasta ahí es donde llega mi dedicación a la escuela.

Me da igual arreglarme para que otras mamas vean lo fashion que soy y si llevo o no marcas caras, a menudo llego corriendo y gritando a Emmanuele para que acelere y no llegue tarde, no me interesan los cotilleos de otras familias, me aburren las conversaciones sobre el bebé, no me salen las sonrisas falsas ni los cumplidos forzados y me da totalmente igual lo que piensen de mí o de mi familia.

Nunca pensé que esto iba a ser así, estas mujeres han creado todo un “mundo paralelo” en base a el colegio y es por eso que yo las llamo: EL CLUB DE LAS INTENSAS. Y lo único que siento tener en común con ellas es que tenemos hijos de la misma edad.

He hecho mis “amigas”, no lo voy a negar, porque también hay madres muy majas siempre dispuestas a ayudarte si lo necesitas y a hablar de cosas interesantes y productivas.

Pero creo que es la primera vez en cuatro años que llevo viviendo en este país que noto lo difícil que es integrarse a veces en una comunidad, dónde no pegas ni con cola.

Supongo que las cosas irán surgiendo solas, al fin de cuentas voy a tener que ver a estas mamas a diario durante mucho tiempo, al no ser que mis hijos cambien de colegio, y en algún momento igual se haga el milagro y llegue a entender la INTENDIDAD con la que viven la etapa escolar de sus hijos.

O eso espero, por mi propio bien, jeje, bueno y por el de mis hijos, porque no me gustaría que les dejaran de invitar a sitios y se perdiesen cosas con sus amigos porque su MADRE NO SIGUE LAS REGLAS DEL CLUB.

Qué dilema oiga!

¿Os pasa lo mismo en el colegio de vuestros hijos con las otras mamas? ¿Os imaginabais la etapa escolar así? ¿Sois de las mamas que se involucran en todos los temas del colegio?

También te puede gustar

25 Comments

  1. 1

    Hola! me encantó tu post, te cuento que yo soy de las madres, que muy pero muy poco ve o habla con las otras mamás. Pues soy maestra en otra escuela y todo el tiempo, estoy corriendo y cuando llego queda mi hija (siempre llego tarde porque debo esperar que retiren a mi alumnos) Si me gustaría, que aquí las mamis, se les metiera ese amor, pero verdadero, por la educación de sus hijos, el cuento sería diferente en Venezuela

  2. 2

    Uf, qué pereza. Yo también he empezado a ver madres que hacen cosas parecidas en el cole, aunque creo que no llegan a tanto como las londinenses jajaja Yo me llevo bien con algunas madres muy majas, pero empiezo a estar un poco harta del wassap de madres y de aquellas que quieren llevar la voz cantante en todo.
    Ah, y yo creo que casi todas nos preguntamos si lo estamos haciendo bien. Es natural. Los niños no vienen con manual de instrucciones y nadie nos ha preparado para la realidad de ser madres. Un saludo!

  3. 4

    Uhhh Qué Miedito me ha dado todo eso que cuentas!!! Parece como una competición no? Pues no me parece nada sano ni educativo que los niños perciban todo ese “rollo” que se llevan entre las madres la verdad…Mi nene todavía no va al colegio así que no puedo hablar desde la experiencia pero sí que recuerdo cosas parecidas de cuando yo era pequeña …fíjate ya en mis tiempos había madres así de competidoras y para las que sus hijas siempre lo hacían todo bien.

    • 5

      A mí me da una pereza…… Y si depende del día se respira muy mal rollo, no entiendo cómo puede haber madres así de cansinas..
      Es una competición, por todo! Estilo, mejor hijo/a, más entregada, jajaja
      Un beso

  4. 6

    seguro que lo haces muy bien… como dices cada madre hace lo que cree mejor para sus hijos y puedes tener diversas influencias (no solo de “sistemas” o libros, también de las mamàs que has conocido y te han marcado, como la tuya propia, tus abuelas, tîas etc), pero finalmente tû aplicas en funciôn a las necesidades y gustos de tus hijos.
    sobre los coles, no te sé decir, pero eso del club de las intensas me ha hecho bien de gracia!!! aquî la mayorîa llevan a los hijos al cole porque bueno vivimos entre montanyas, ya sabes y bien van en bus escolar bien van en coche, asî que no creo que haya muchos grupitos y aparte son bastante cerrados (y luego criticones en las espaldas por lo que he podido escuchar).

    • 7

      Pues no te pierdes nada Mirari, de vez en cuando se conoce a alguna mamá que merece la pena tratar más, pero es difícil! Aquí la gente también es muy distinta y cerrada, no como en España… Un abrazo!

  5. 8

    Jajaja me ha encantado esta entrada! Toda la razón tienes! Como sabes tengo familia en Londres y antes de tener a Pequeño G íbamos mucho a verles. Ahora voy sólo en vacaciones (la última vez que estuve fue en agosto). Es una sociedad de mucho postureo. Mis familiares son españoles y viven a la española como puedes imaginar, crían a su hija a la española, pero ella lleva allí desde que nació y es inevitable la influencia de la guarde o del cole (ya va al cole). Por ejemplo, hablando son la mar de educados, mi prima dice 20 por favores, gracias, perdón, y todo lo que tú quieras, sin embargo, actuando, no se les ve esa educación exagerada.

    Yo soy como tú totalmente, voy a lo mío siempre y lo único que me importa es lo mío y los míos. No creo que encajara fácilmente en ese tipo de cosas porque lo que más pereza me puede dar es ser miembro de la asociación de padres del colegio, organizar eventos del colegio o no sé qué historias más…

    Pero bueno, tú de lo único de lo que te tienes que preocupar es de hacer a tu familia feliz, que lo haces muy bien, y lo demás, ya se desarrollará como tenga que ser!

    Un beso fuerte!

    • 9

      Qué bien que alguien entienda exactamente de lo que hablo!! Es estresante y hasta ridículo… Pero bueno como decimos, que yo a lo mío.
      Aparte yo soy muy Española en la forma de expresarme y eso aquí no está muy bien visto, jajaja, a veces las dejo a cuadros!!

  6. 10
    • 11

      Bueno que estrés!! Yo soy todo lo contrario me entero de todo tarde… Jaja, aunque siempre estoy muy pendiente de avances y que todo esté bien con el! Un beso

  7. 12

    Pues no he pasado por esa etapa, ya me tocara el año que viene, pero si estoy en unas clases con mi hija donde al igual que yo algunas madres se quedan, y que aparece alguna de poco tacto que anda engrandando las cualidades de su hija y hasta comparando, bastante desagradable, en fin lo importante es que los niños aprovechen la escuela y la pasen bien
    besos

    • 13

      Exactamente! Esa es la preocupación principal que deberíamos tener todas las mamas. Y si, hay demasiada competencia entre madres por desgracia…
      Seguro encuentras buenas amigas el año que viene, yo tengo tres especialmente con las que me llevo fenomenal! Un beso

  8. 14

    No he visto mucho, pero he visto cada cosa…creo que como en todos lados hay de todo, como yo trabajo, no puedo recoger a mis hijos del colegio, lo he podido hacer cuando estaba de licencia por mis embarazos, o cuando por algún motivo no voy a trabajar (enfermedad, flojera :P)
    bueno nunca me he sentido muy integrada por lo mismo, hasta hace un año que mi hija empezó a invitar amiguitas a la casa a jugar, ahí si que empecé a conocerlas, tengo 2 muy buenas amigas y la pena que me da la perspectiva dejar de frecuentarlas a menudo ahora que acabó el colegio inicial…
    pero hay de otras, una en especial, terminó peleando con otra mamá en la puerta del colegio, con otra mamá y las miss y la directora, todo porque no se podía cambiar el lugar de la fiesta de graduación! es decir si eso no es ser intensa que es?? al final cambió a su hijo del colegio…cuanto hacemos por nosotras mismas y no por ellos? como dice Ana García, hay madres que se proyectan en sus hijos…

    • 15

      Madre mía que extremista!! Llegar a cambiar a tu hijo del colegio por un problema tuyo personal me parece un poco fuerte y nada conveniente para El Niño, pero si, por desgracia hay madres así… Qué piensan en sus propios intereses antes que en sus hijos.
      Yo he trabajado de nanny así que me he hecho muchas recogidas de colegio tanto privados como públicos y telita lo que se ve, lo que pasa que ahí sí que me daba igual del todo y no me fijaba tanto porque como no eran mis hijos…
      Igual no te pierdes nada del otro mundo!! Jeje
      Un besazo!

      • 16
        • 17

          Ayy ya lo sé, entiendo ese sentimiento, mi hijo también me reclamaba muchísimo cuando trabajaba,… Y ya veremos cuando vuelva! Espero que al ser más mayor no lo lleve tan mal como antes. Qué difícil verdad??

  9. 18

    es que hay de todo en este mundo d ela maternidad!!!! yo soy como tú, en general un poco pasota, funciono sin agobios y paso discretamente por donde voy, o lo intento, vamos… pero sé a qué te refieres con las intensas, son como Dios, tienen q estar en todo!!!!jajaja

    • 19

      Exacto!! Y a mí que me parece perfecto que haya madres así, lo que pasa que cuando se empiezan a poner medallitas a ellas mismas es cuando no puedo … Pero vamos que como paso pues tampoco es que me afecte demasiado. Me centro en otras mamás que son un cielo! Da gusto compartir con ellas un café o lo que sea entre conversaciones amenas y risas. Un beso!

  10. 20

    Sí… conozco el tema. No por mi propia experiencia, porque mi pichón aún no va al colegio, pero sí por mi hermana. He ido alguna que otra vez al cole a recoger a mis sobris con ella. Y lo he visto. Lo he vivido en mis carnes… esa tensión entre madres compitiendo por bobadas. Qué mal rollo. Intensidad a tope jjj

    Cuando me toque ir a diario a llevar y recoger al niño, tengo claro que voy a pasar bastante del tema. Tengo otras cosas más importantes que hacer con mi tiempo. Además, me parece muy triste que los niños vean esas actitudes (después las copian).

    Me gusta cómo lo haces tú y comparto tu manera de verlo.

    Un abrazo!

  11. 21

    Uys, no te esfuerces por encajar en ese grupo de madres, sobretodo si tu no eres de ese tipo de madres (que perogrullada acabo de escribir). ¿Qué tipo de madre eres? Eres tu tipo, ni más ni menos.

    ¿Sabes? Mi madre siempre ha dedicado el tiempo a jugar conmigo (o con mis amigos), en el parque. Lloviera o tronase. Bueno, si tronaba se inventaba algo para hacer en casa. Es obvio que nuestra casa no era la más limpia del barrio (además, mi madre trabajaba) ni mi madre la mujer más maquillada y emperifollada del edificio. Pero, ¿sabes que? A mi me ha transmitido unos valores desde la infancia que no cambio por nada. Vivo cómoda en mi cuerpo, no soy esclava de la depilación, como sano y sin presiones de ningún tipo, me han criado en base al respeto y siempre ha estado ahí. Claro que esto no lo veía yo de pequeña pero ahora la veo repitiendo comportamientos con sus nietos y sinceramente, me encanta verlos juntos. Se tira por el suelo, les saca plastilina, se los lleva al patio, corre con ellos, hacen títeres….. ¿La casa? Bueno, sigue más o menos igual de cochina (entiendaseme: tiene pelusas pero no es un estercolero…. que hay una Roomba en su vida :p) pero, ¿que más da? Los peques son felices.

    Yo espero ser de vuestro tipo cuando sea mayor ^_^ (vamos, en febrero, que es cuando estrenaré maternidad :p).

    Un abrazo 🙂

    • 22

      Jajaja pues si yo soy como tú madre totalmente por como la describes…
      Y muy orgullosa de ello!
      Oye de Febrero es Enzo, se van a llevar un añito nuestros babies!! Ya no te queda nada y disfruta la Navidad embarazada, para mí fue muy especial el año pasado… Un beso!

  12. 23

    Como maestra he experimentado ese tipo de intensidad… Realmente te hacen sentir juzgada…
    Suelen ser madres frustradas con su vida, que se dedican al 100% a su nuevo role y que deciden ignorar su frustración… Poco a poco y sin darse cuenta la van proyectando sobre los demás… (Otras mamás, amiguitos de sus hijos, profesor/a, etc.) creando así, un ambiente competitivo en el que necesitan sentirse en cabeza, porque eso alivia su frustración escondida e ignorada.

Deja un comentario